¿Y SI NOS DESNUDAMOS?

blog_ruben_monasterios_artistas_bifrontes_14102014_640g¡Qué placer me da ser cibersexiada! Jajaja.

El interesante calificativo salió de la boca de un hombre que se pasaba viendo porno, pero no soportó la idea de que su pareja subiese fotos desnudas a las redes sociales.

Las fotos no mostraban sus partes íntimas y por el contrario, era un buen trabajo de fotografía; pero queridooos! Para él, ella era una soberana ‘prostituta’ cibernética: cibersexiada pues.

frida-khalo-por-julian-levy
El caso es que hoy en día no es de sorprender, muchas chicas ya se han mostrado como Dios las trajo al mundo, aún contra la rabieta de una sociedad conservadora.

Algunas lo han hecho cobijadas por la bandera de la “liberación de la mujer” alegando que:

marilyn_stern09-1Su cuerpo es suyo, el cuerpo es tan natural que no pueden esconderlo bajo muchos trapos, lo hacen para su propio placer, etc…

Creo que tienen mucha razón, perooo… he aquí el meollo: Estamos seguras que es para nuestra liberación o seguimos actuando al gusto y antojo del patriarcado, ofreciéndonos como objeto sexual?

606272
El problema está en que de niñas/os nos hacen creer que debemos mantenernos castas, puras y casi Santas para ser respetadas y queridas; pero a la vez, vamos creciendo en una sociedad tan sexualizada en la que sólo la nalgona, bustuda y escandalosamente sexy puede ser guapa, deseada, incluso, exitosa.

gordas-mujeres-impresionismo-cuadros_11

Y entre una cosa y la otra, está la confusión de cuál identidad adoptamos para sentirnos mujeres y principalmente, humanas.

Entonces, qué deseamos decir con nuestras fotos desnudas o al fotografiarnos con vestidos ceñidos o cortos? Todo depende. ¿Se quiere llamar la atención sexual de los hombres, nos queremos sentir deseadas o simplemente queremos gritar que estamos cansadas de los sostenes y estereotipos?

ob_498538_tumblr-ni5xzuhlc91rm1j10o1-1280

No se trata de descalificarnos entre mujeres, sino de ser más conscientes de quién manda sobre el cuerpo femenino.

1495925_696665063782098_2006224525678873366_oLa sexualidad femenina es una realidad y debería ser respetada; pero, no sigamos el juego de “comercializarnos” o mejor dicho “cosificarnos”.

0003

El cuerpo es tan hermoso y tan natural que hipersexualizarlo le hace perder valor.

Por tanto, que las mujeres adultas se desnuden y sean llamadas  “cibersexiadas” (ó sexosas ó putas, ó yo qué sé) no importa! si eso significa usar el cuerpo para, simplemente, el propio placer.

Así que demos rienda suelta a nuestro empoderamiento y liberación, pero de manera consciente y responsable, como exige todo derecho.

Anuncios

YO TAMBIÉN FUI PUTA

La primera vez era aún niña, entre risas me amonestaron tras catalogarme de “Putita” por pintar mis labios y uñas.

Entenderlo no fue complicado,
me miraba “rica” y “accesible” cada que me crecían los senos y usaba shores en la calle.

Fui Puta al tomarme fotos en traje de baño y Puta al mostrarme desnuda.

Fui Puta al vestir. Fui Puta al desvertirme.

Puta por dejarme manosear por mi tío, ver su miembro serpertiando frente a mi nariz, a mis apenas seis años de edad. Porque me gustó, lo conté y recibí un “No se lo digás a nadie”.

img1475392608018

Puta por coger, chupar pitos, puta por cogerme y por dejarme chupar.

Porque tuve sexo en el baño de un bar y también por rechazar a otro que me lo pidió.

Puta por tener sexting. Por olvidar cuántos penes he visto, ya no se diga cuántos saboreado!

Puta por ser fiel, y Puta por ser infiel.

Por escribir sobre penes y vaginas y llamarles pene y vagina!

img1475392720915

Puta por desear a los hombres, por ser lesbiana, por ser bisexual, por gastarme el kamasutra y por gustar de muchas parafilias.

Antier fui “Puta”, otra vez, me lo dijo mi novio, mientras me tenía en “cuatro”. Un año anterior, también fui “Puta” porque no quise tener sexo con el que era mi novio.

Y sí, sigo siendo “Puta”
así como lo leen, con sus cuatro letras de “Doña”…
Por cobrar córdobas, dólares y amor a cambio de sexo… En la cama, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en mi casa…

“Puta” por desear, amar, hablar, pensar y coger como “hombre”. O porque simplemente dejé de ser “hombre” para usar tacones.

img1475392822815

Y qué!? Acaso no soy una “hija de puta” dice la gente!?

Y sí, sigo siendo “Puta” con sus cuatro letras de “Dama”.

Porque si eso es ser “Puta”, suerte! dejame tomarte la palabra para hacerla mía. Y decirte: Sí, Sí, Puta!

“Puta” hasta la muerte!

DÍA DE LAS RAMERAS

“Hoy me depilé las piernas y puse mi faja reductora, Feliz Día!!! Equisde de de.” 

(Mi saludo el 8 de marzo 2016)

No podía repetir las palabras del año anterior, ni del anterior, ni del anterior, este año debía ser más creativa ante la verborrea de la vida.

Y empecé la jornada como era de esperar, viendo en la televisión las visitas que presentadores le hacen a mujeres que se ganan el pan de cada día vendiendo tortillas en el barrio, comida en el mercado y a todas las marchantas que le acompañan, a cada una su florcita roja, muy bonita siempre. Tal vez la florcita la puedan colocar en sus floreros de vidrio sobre las mesitas de cristal cercanas a la ventana desde donde muy estratégicamente aprecian el paisaje de los árboles frondosos, los niños jugando y las palomas aleteando a su alrededor. Tal vez.

Y no es que tenga algo en contra de las flores y esas muestras de cariño de parte de unos graciosos presentadores, al contrario, parece ser lo mínimo que pueden hacer en un día que, seguramente, alguna la necesitará para colocarla sobre un ataúd.

Los desayunos y almuerzos gratis eran otra delicia!!! En un día especial debe mostrarse el aprecio a esos seres esforzados que probablemente no se la pasan de restaurante en restaurante, dada la frágil economía y esos salarios inferiores en comparación a sus “semejantes” de superior capacidad meramente viril.

Pero, vamos a los regalos, que esa es la parte que más nos encanta!. Esos cambios de look en salones de belleza o certificado para adquirir ropa “cara” se deben aprovechar! Cualquier concurso sería apropiado para ello: Si me ponen a bailar reguetón, sin duda me lo llevo!.

Aunque en esta temporada, las mujeres deberíamos pedir más certificados para asistir un año gratis a gimnasios y poder usar esos trajes de baño que modelan jóvenes tan sexys en las fotos que nos restriegan por los ojos, donde sea. No sé por qué tengo la impresión que el bikini rojo de tirantes que la chica, muy dulcemente, aparenta quitárselo, es el preferido por la mayoría.

Por supuesto, regalar un libro o becas de estudio- como propuso una compañera de labores- sería ridículo! Ni que fuese el Día del Estudiante!!! Nooo.

Lo más hermoso fue recibir esas muestras de consideración, aprecio y respeto de parte de las amistades, principalmente hombres. Los términos “delicada flor, amor, cariño, ser especial” y todas esas ternuritas adornadas de corazones y toda la paleta color rosa, no dejan de ser geniales!.

Pero, lo que más me llamó la atención fue una frase en la red social:

¡Feliz Día de las Rameras! Se leía en algunos estados, anímicos y animados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Será porque algunas mujeres no se tapan la boca para dar su opinión, o porque gustan vestir de short, o porque se separan del hombre que ya no quieren- tal vez les gustó una mujer- o porque simplemente esa mañana, tarde, noche o madrugada follarán? Oh no, perdón, las mujeres no follan!!! Las mujeres hacen el Amor, después de llegar vírgenes al matrimonio.

Ya sé porqué dicen que es el Día de las Rameras! Es por el ramo de flores que les dan cada 8 de marzo, eso es! Seguro que sí!.

Bueno, para toda la humanidad del siglo XXI, mis sinceras y cordiales felicitaciones. Tengan todos y todas:

FELIZ DÍA DE LAS RAMERAS!!!

¿EN QUÉ EDAD TE QUEDASTE?

“¿Caer en lo mismo? Por favor! Ya paso los 30 años de edad y no puedo seguir con esas historias de relaciones pasajeras y dramáticas. Ya soy lo suficientemente “grandecita” y debo dejar atrás las salidas nocturnas que terminan en cualquier lugar, de travesuras y adrenalina. Por supuesto, algunos amigos tienen razón al catalogar de “infantiles” mis relaciones amorosas, si he salido con chicos hasta nueve años menor que yo! Era tiempo de conseguirme un chico de mi edad”- Me dije, alegre y decidida.

Todo inició a mis 25 años, noche tras noche era mensaje tras mensaje; yo me reía mucho de sus palabras, él apenas cruzaba los 17 años de edad y me bajaba todo/ el universo entero jurándome la noche más inolvidable que yo tendría en mi vida. Era un niño para mi gusto! La obsesión le duró hasta los 20 años. Increíble!.

“Empeoré”. A medida que pasaban los años, la diferencia de edad con los nacidos antes de los 70 y después de los 90, se iba achicando.

Finalmente, conocí a un hombre dos años mayor que yo. No sólo era guapo, sino que gozaba de cierto status, seguro, caballeroso. Uuff, lo había encontrado!. Era momento de sostener una relación “madura”, con quien platicaría asuntos de suma seriedad y podría retratarme al estilo foto antigua de familia de alta alcurnia. Me visualizaba vestida de blanco y hasta cocinando (Válgame). La cuestión fue graciosa. El chico era un sueño y los ponis que veía en el cielo, también. El asunto no duró nada en desaparecer: Él no estaba preparado para una relación “seria”, mirá vos si me salió puto!.

Llegó el señor elegante y sexy, puro magnate (jaja), después despechados cuarentones recién divorciados, treintones primos de los Teletubbies; celosos, inseguros, controladores, hasta que finalmente, en una reunión de amigos, apareció.

 

 

¿Cómo no me iba a enamorar de él? Si disfrutaba conmigo la euforia de un solo de guitarra eléctrica, la emoción de una batería en su apogeo, el arte, los juegos, la creatividad, el sexo! Amoroso, respetuoso, seguro. Quien me tocaba la entrepierna bajo la mesa y me llamaba “Amor” sin sentirse empalagoso. Mi Novio finalmente.

Hasta que una noche, estando yo en la habitación con portátil en mano, vi la sesión de su red social abierta. No puede ser! Pequé. Mientras, él se encontraba platicando con un amigo, revisé su cuenta. Cada detalle era esencial. De pronto, la sangre me hirvió, le grité y solté en llanto en cuestión de segundos porque había descubierto que me tenía en “Conocidos” y no en “Amigos” en su Facebook.

Para nada el berrinche porque me prestó atención hasta que guardé silencio. Se acercó a mí y me dijo: “Cuando te conocí, no sabía que llegaríamos a ser novios. Te dejé en “Conocidos” y lo olvidé, aunque para mí eso no es importante. Si deseas revisa la cuenta, todos pueden ver nuestras fotos juntos. Son públicas. Pero ya hago el cambio”.

¡Qué vergüenza! Por una bobada había hecho una rabieta, con un tema que pude haberlo abordado como “los adultos”. Minutos después, me tomó de las manos, me besó y me preguntó:

-¿En qué edad te quedaste?

-Esperá!– le ví fijo a los ojos y pregunté- ¿Qué edad tenés?

– 25.

Ojalá la madurez llegase con la edad. Puta presión social!. Al carajo años de diferencia!.

PD: Los mayores también están buenos ;).

 

MÓRBIDA

El suspiro del sol me sacudió. Turbio te vi deslizar por el cuarto. En mi cuerpo, moretones; mis huesos agotados, pero mi carne fresca aún. La vista fue aclarando. Mi pierna derecha atada a uno de los barrotes de la cama.

Lo habías hecho.

Aquella noche, me acerqué a tu oreja y susurré mis perversiones. Tu piel se erizó.

Así te gustaba, sucio!.

Mordiste el dedo índice de mi mano derecha y me sobresalté. Te gustó y sonreíste. La demencia era nuestra. En minutos, mis fluidos se convirtieron en miel de tus deseos colmeneros.

Así nos gusta, sucio!.

Ya te lo he dicho, no? Volvés a decirme “Bomboncito” y mirá cómo no volvés a chupar jamás.

No soy convencional, probablemente. No soy delicada, probablemente.

A mí llamame: “Mi Maldita, Mi Diabla, Mi Puta” con la intensidad amarga de tus intenciones. Palabras así y soy tuya, lo sabés.

Burlesco y odioso, un amigo me dijo un día: “¡Qué baja autoestima! Cómo te gusta que te envíen mensajes con ese lenguaje!?” y de mi pecho brotaron flores y espinas que me envolvieron a dolor de la ignorancia ajena y a complacencia de mi autorreconocimiento.

Es que en esos casos no se trata de autolaceración o aceptación del maltrato, sino de nuestra intimidad y las formas imaginables e inimaginables en las que deseamos expresar nuestros apetitos sexuales, simplemente.

Eso me excita, lo sabés. Eso que acepto y despierta la libido. Eso es lo mío. Eso es lo nuestro.

Aquella noche, mis pezones fueron blanco directo de inesperados pellizcos; mis piernas, de pesadas manos que las sacudían sin consuelo, mis brazos, ¿tenía brazos?: Cualquier indicio de resistencia y tu monstruosidad acrecentaba.

Tu fogosa mirada incinerando la piel. Nuestro hambre revelado en los mordiscos de nuestros labios. Disfrutábamos la maldad de nuestra pasión.

El dolor subía de intensidad. El placer aumentaba.

¿Era dolor, era placer?. Tan delgada la línea que supone separarlos, tan cercana, tan imperceptible a veces. Tan!.

A la mañana, te ví, sonreí, sonreíste. Directo a desatarme. No hubo nada que decir. Era tu turno.

Y así me llamaste “Mi Mórbida” y yo, “Mi Perverso”

“Mi Amor”- “Mi Amor”.

LAS CHICAS TAMBIÉN COGEMOS!

No sé si hoy ando más perversa, o éste es mi estado “normal”; el caso es que me es imposible no inquietarme cuando leo, veo o escucho algo que relacione a las chicas con el sexo como si ambos no estuviesen tan intrínsecos desde la concepción, peor aún, cuando de manifestar la sexualidad se trata.

Muchas publicaciones ubican a la mujer como un ser indiferente al “sexo” (relaciones sexuales, coito), al punto que me desubican entre las mujeres “sexosas” y las “asexuadas”!!!. Pero, hablar sobre género, costumbres, roles y demás cosas que la sociedad inventa, no es el punto. Así que sólo dejaré un detallito en claro, nomás: A las mujeres nos gusta coger!.

Y aquí empezamos la lista de eso que algunos/as desconocen o callan, cuando nosotras simplemente somos:

  1. Vemos pornografía: Sí, así es!. Y del estilo que más nos excite: heterosexual, lésbico/homosexual, interracial, mature y todo lo que conlleve, llámese sadomasoquismo, fetichismo, vouyerismo… Las categorías ya las conocen.
  1. Nos masturbamos : Con juguetes, con los dedos, con lo que nos parezca bueno para hacernos “llegar”.
  1. Nos gusta excitar: Mandamos mensajes eróticos, practicamos el sexting o sexo escrito, acariciamos las partes íntimas de nuestra pareja y lanzamos miradas y sonrisas que invitan al acto.
  1. Nos divierten los juegos eróticos: Atar de manos, vendar los ojos, de lo que sea! Que nos unten y untar comida, los bailes eróticos…Todos ellos con sus nombres ya reconocidos. Esos y muchos, muchos más!.
  1. A veces sólo queremos sexo: No siempre significa que me casaré con vos!. (Sólo no seas egoísta, da un orgasmo y quédate callado: Un tip para quienes no saben comer).
  1. Disfrutamos de las palabras obscenas antes, durante y/o después del sexo: &$#% mmmmm %&%$# mmmmmm… Agreguemos palmaditas, mordiscos y apretones y la temperatura sube!.
  1. Nos gustan las posiciones habidas y por haber; y si de tomar la iniciativa se trata, mejor!.
  1. Nos gusta el pene! Sí, llevarlo a la boca y saborearlo también es delicioso!.

  1. Tragamos semen! Por supuesto! No sólo en el pecho, en las nalgas, en la espalda o en la mano, también en la boca es un placer tenerlo.
  1. El sexo anal también se practica! Acostada boca abajo, de lado, en “cuatro”, de pie…

Para algunos/as la lista pudo haber quedado corta, para otro/as no es de sorprender, y no dudo quien no se haya sonrosado. Total que cuando hablamos de sexo, la imaginación es dueña y señora; y las chicas también hablamos de Sexo.

Sólo digo que- por supuesto, obviando la preferencia de cada mujer- nosotras, entiéndase bien, Nosotras también Cogemos!. Y eso no nos hace ni Putas, ni Santas, a menos que juguemos esta noche a disfrazarnos…

CON OLOR A MUERTE


Amarillo, la luz del Sol que ilumina tu rostro aterciopelado, mejillas sonrosadas, delicada expresión de confundible provocación a mi ser. Tu aura me succiona y llama a la eternidad y a la vez, me espanta e incendia los inaguantables sentimientos de tristeza, abominación, desesperación, impotencia.

El olor amargo envuelve la habitación. Con este olor siempre te recordé; con este olor siempre he de recordarte.

Te encantaban los jardines. Llegabas a mí sonriente y delirante con muchas rosas y flores de colores incontables. Tus rodillas y manos enlodadas eran muestra de tu ferviente búsqueda entre espinas y hormigas. No recuerdo cuándo tu risa comenzó a convertirse en un espanto a los oídos, de aquéllas que oprimen el pecho y el puño, en un asco indescriptible por silenciarte. La locura se había adueñado de tus pensamientos.

Una tarde, tomaste de mi brazo, y me mostraste las cempasúchil. Quedaban perfectas con el color de tu cabello dorado, tomé una y la coloqué detrás de tu oreja. Quedaban perfectas con tu existencia. Y tu mirada se fijó en aquel horizonte cobrizo. Letargo de grandes visiones. Una en particular…

Te habías alegrado aquel día; con júbilo visto nunca antes, me sacaste del aposento jalado de la mano con total premura. Un chotito te había entusiasmado de manera irreal. La locura se había adueñado de tus pensamientos.

En desvarío repentino, tu mirada avisó la demencia de tus actos, empezaste con una hoja, seguido la planta, luego otra, una a una arrancada de raíz. Disfrutabas cómo entraban por la puerta de tu cuerpo, rozando tus rosados labios, saludando tus 32 blancos y sanos dientes, e introduciéndose más allá de tu visible lengua. Gozabas, con exaltación, el paso seco de los pétalos por tu garganta; las hojas, el tallo, todo, una tras otra, una tras otra. No había respiro que evitara la acción. Era locura, era deseo, era exasperado apetito de amor y sufrimiento.

Ahí disfrutaste hasta la saciedad, hasta deslizarte en el viento a tu incómodo lecho de lodo y tristes muertas flores. A unos pasos, vi al dios desaparecer en el horizonte hasta disipar tu silueta en mis ojos.

Amarillas las flores, la luz del Sol que ilumina hoy tu rostro. Doy un paso cercano a tu presencia yacente, y observo debajo de las seis tablas que te sirven de cama, una presencia fantasmagórica hay bajo el atáud. Sabía que ahí estarías, pero es por poco tiempo y me conformo.

Coloco el vaso de agua al lado de tu foto, ubicada sobre el estante flotante. A tu izquierda, la vela negra le acompaña. Un escalofrío me indica que estás cerca, pero es por poco tiempo y me conformo, porque el ataúd ya irá cargado sobre mis hombros hacia el último jardín que abonarás.

AZUL Y BLANCO DE MI AMOR

El corazón a mil, la vista fija, respiro Fe y vivo Amor.

El Sol alumbra tus colores y mi Alma es parte tuya.

Si de pasión hablamos, no hay nada que me enloquezca más

que la decisión en tus ojos, la determinación en tus pies y el coraje en tu corazón.

Vos lográs que yo, que no juego ni los ojos,

sienta en los pies, el balón.

Locura mía por la que grito, salto, lloro, río y creo; a la que me aferro gane o pierda

porque no hay lugar más bello al que quiera volver, que a tu cancha o donde estés, una y otra vez.

Vos que jugaste en el barrio, en la escuelita, tragando polvo, sin zapatos y balones remendados.

Vos que tuviste un Sueño, estás ahí frente a nosotros,

junto a tus hinchas de todos lados,

ondeando desde el campo, la Bandera Azul y Blanco.

Hoy tengo un Sueño. Hoy tenemos un Sueño.

Una Nueva Historia escribimos Hoy.

Esto es Corazón y Amar no es para cualquiera.

Si hoy lloro, será de Amor.

¡Qué viva la Vida! ¡Qué viva el Fútbol!.

En la sangre mi Sandino, mi Darío,

Mi Escudo y mi Himno,

Mi Sacuanjoche, mi Madroño y mi Guardabarranco,

Desde las gradas y con el pecho henchido,

Yo te digo que mi Amor es color Azul y Blanco.

Atte: El jugador #12

HOY SIMPLEMENTE ES DE VIVIR

Hoy no es para poemas, ni relatos.

Hoy no es de suspiros, ni cuestionamientos.

Hoy simplemente es de Vivir.

Vivir sin tu energía agotando la mía y sin malgastar mi energía conteniendo la tuya.

Observo el ocaso, respiro más allá de tu aliento y sonrío.

Te has ido, lo sé. ¿Por qué desear atar tu presencia a mi recuerdo? Si mío no es nada más que Yo.

Enfocarse en la Posesión es de quien no se conoce, ni reconoce. Ni conoce, ni reconoce.

Debo ver tus alas alzar y aprender a impulsar las mías. Buscar ese firmamento y abrirme paso a nuevos mundos.

Te has ido, lo sé. ¿Por qué no aceptar? Más amargo que mi capricho no puede ser tu partida.

Consciente de tu Existencia debo ser. De tu libertad. De tu transformación.

Seguir el Llamado que cuesta escuchar, más que oír. La Conciencia de quién Soy. La Conciencia de quién puedo ser.

Hoy tu presencia no la olvido, la dejo posar donde quiera estar. Porque tengo estos ojos para explorar, estos labios para sentir, esta nariz para respirar y esta vida para aprovechar. El peso de mi egoísmo no va más sobre mis hombros.

Amarte quise, Amar debo aprender. Amarme en principio.

Hoy siento el aire fresco que cada tarde me cubría e ignoraba con incoloros pensamientos, y deseo con la mayor sinceridad y despojo, la Felicidad en tu vida. Las sonrisas del alma, las enseñanzas al andar, la compasión y el buen vivir, sean para Vos.

No hay quien pise las calles llevando nuestros pies, más que nosotros mismos.

Hoy quiero Amar. Hoy simplemente es de Vivir. Y siempre es Hoy.