MI CONFESIÓN

Quisiera decirte tantas cosas, si acaso este sentimiento tuviese manera de expresarse con palabras:

Serviría de algo dejarte claro que es de madrugada y te pienso?

Podría funcionar si te comento mis ganas de llorar al no creerme tus labios junto a los míos?

Y si agrego que la canción que me dedicaste lleva dos horas reproduciéndose?

Y hay algo aquí, en mí, que no comprendo, pero duele el pecho y agita la respiración.

Y si te confieso que tiemblo y despierto el deseo al pensar en nuestra noche? En tu cuerpo en fuego, en tus besos infinitos, en tus manos en mi espalda, en tu ritmo y risas…

Ojalá sólo fuese éso, ojalá; pero tengo intacto tu perfume, tu aliento, el recuerdo de mis manos conociendo las tuyas, mi mirada fija en tus ojos, mis piernas sobre tus piernas, mi cabeza buscando tu pecho- lugar donde acurruqué mis miedos y creí en la magia-.

Me entendirías si te comento que me vienen miedos inexplicables y vuelvo a necesitar tu pecho?

Y que de pronto, ya no siento más las heridas, sólo quiero saber de tí, y pienso en la extenuante espera de tu saludo y presencia.

Me comprenderías y tendrías paciencia si te escribo tanta verborrea? Porque podría seguirte contando mi amor toda una vida!

Sólo déjame buscar las palabras correctas y aprender de poesía, mientras tanto, sólo me queda ésto que yo llamaría Mi Confesión.

Anuncios

QUERIDO JOSUÉ

Querido Josué:

Bailan en mis cabellos las inefables situaciones que me provoca pensarte. (Dicen que así es el Amor…)

A minutos de alcanzar la medianoche, dirijo mis letras a confesarte mis días y expulsar las mariposas que se me escapan de a poco, y ya han logrado revolotear en tus manos, mientras revisabas mis cartas anteriores.

Como sabrás, otra vez un corazón roto hay en mi pecho; pero la pena no es el adiós de mi amado, sino la imposibilidad de echar una lágrima, aunque sea de orgullo.

Mi vida posiblemente ya toque la mitad del manto de La Muerte y yo sin poder llorar una ruptura siquiera! No es que deba sufrir, sino que el hielo ya me quema el corazón.

¿Mucho he aprendido o muy cobarde he sido? El Amor no es para cobardes, Josué. Los cobardes no conforman la primera línea, rehúyen a los combates, no exponen su pecho, no hay convicción en sus ojos, se esconden tras la puerta, debajo de la cama, tras las risas y bajo la autosuficiencia. Un hartazgo de simplicidad es la pena que hoy soporto.

Y de nuevo pienso, J. Pienso en vos. Porque quiero Amar… Quiero Amar con toda una mochila de unicornios, arcoiris, nubes de colores y toda esa pendejada que se me hace cada vez más pesada cargar sola. Y Amar hasta la médula, hasta el alma, hasta la insanidad…

Saltar mis dedos sobre tu espalda, jugar con tus enmarañados vellos, besar tus cicatrices emocionales y morderte la piel.

A la mierda si la ridiculez me devora! Mientras nos devoremos la carne y alimentemos la Vida.

Amar de verdad sin temor al vacío, aunque el vértigo me invada.

No vengas con tus pasos silenciosos, camina firme y haz fiesta al llegar a casa que yo aquí te espero, desnuda y champagne en mano.

A la mierda si al final me retorceré de la pena! (como dice la gente) Porque en el lecho de mi muerte será lo único que me hará sonreir.

Si vos querés… Te aseguro que hace tiempo, yo también.

Ya acabé dos tazas de café y es lunes, así de caliente y aburridamente rutinaria sigo la vida…

A tu espera, J.

5/jun/17

SOPLO DE VIDA (Estas sonrisas)

Las aves y su trinar
cuando el alba asoma desde el tragaluz en el jardín;
Y yo, sonrío:
Has visitado mi morada por primera vez.

Te mostraste iluminando mi día,
los días pasados,
los días futuros.
Tanto tiempo, tantas ansias, tanta espera,
Y yo, sonrío.

¿Amor? No alcanza…
Es palabra ambigua para mi sentir,
digamos ‘Un destello de vida,
El brillo de mis ojos,
Mi corazón danzante ó
Mis sueños viviéndose’.

Sonrío,
con mi taza de café en manos,
mientras espero en la mesa
tu presencia que oscila entre el comedor y mis anhelos.

Y las hojas de la enredadera cuchichean alegremente,
sobre nuestras anécdotas,
sobre nuestras risas,
sobre NOSOTROS…
TÚ…
YO…
El aire acaricia,
Y yo, sonrío.

‘Amor’ no es suficiente…

Y este instante que se acorta en cada segundo que ojeas
tu reloj,
anuncia la despedida
con tu sonrisa agradecida por los momentos, tiempos y deseos.

El café se enfrió,
y yo, te sonrío;
y en este soplo,
mientras giramos en direcciones distintas y distantes,
Cariño, obligando al alma no desbordarse de pena,
Yo, lloro.

¿Y SI NOS DESNUDAMOS?

blog_ruben_monasterios_artistas_bifrontes_14102014_640g¡Qué placer me da ser cibersexiada! Jajaja.

El interesante calificativo salió de la boca de un hombre que se pasaba viendo porno, pero no soportó la idea de que su pareja subiese fotos desnudas a las redes sociales.

Las fotos no mostraban sus partes íntimas y por el contrario, era un buen trabajo de fotografía; pero queridooos! Para él, ella era una soberana ‘prostituta’ cibernética: cibersexiada pues.

frida-khalo-por-julian-levy
El caso es que hoy en día no es de sorprender, muchas chicas ya se han mostrado como Dios las trajo al mundo, aún contra la rabieta de una sociedad conservadora.

Algunas lo han hecho cobijadas por la bandera de la “liberación de la mujer” alegando que:

marilyn_stern09-1Su cuerpo es suyo, el cuerpo es tan natural que no pueden esconderlo bajo muchos trapos, lo hacen para su propio placer, etc…

Creo que tienen mucha razón, perooo… he aquí el meollo: Estamos seguras que es para nuestra liberación o seguimos actuando al gusto y antojo del patriarcado, ofreciéndonos como objeto sexual?

606272
El problema está en que de niñas/os nos hacen creer que debemos mantenernos castas, puras y casi Santas para ser respetadas y queridas; pero a la vez, vamos creciendo en una sociedad tan sexualizada en la que sólo la nalgona, bustuda y escandalosamente sexy puede ser guapa, deseada, incluso, exitosa.

gordas-mujeres-impresionismo-cuadros_11

Y entre una cosa y la otra, está la confusión de cuál identidad adoptamos para sentirnos mujeres y principalmente, humanas.

Entonces, qué deseamos decir con nuestras fotos desnudas o al fotografiarnos con vestidos ceñidos o cortos? Todo depende. ¿Se quiere llamar la atención sexual de los hombres, nos queremos sentir deseadas o simplemente queremos gritar que estamos cansadas de los sostenes y estereotipos?

ob_498538_tumblr-ni5xzuhlc91rm1j10o1-1280

No se trata de descalificarnos entre mujeres, sino de ser más conscientes de quién manda sobre el cuerpo femenino.

1495925_696665063782098_2006224525678873366_oLa sexualidad femenina es una realidad y debería ser respetada; pero, no sigamos el juego de “comercializarnos” o mejor dicho “cosificarnos”.

0003

El cuerpo es tan hermoso y tan natural que hipersexualizarlo le hace perder valor.

Por tanto, que las mujeres adultas se desnuden y sean llamadas  “cibersexiadas” (ó sexosas ó putas, ó yo qué sé) no importa! si eso significa usar el cuerpo para, simplemente, el propio placer.

Así que demos rienda suelta a nuestro empoderamiento y liberación, pero de manera consciente y responsable, como exige todo derecho.

YO TAMBIÉN FUI PUTA

La primera vez era aún niña, entre risas me amonestaron tras catalogarme de “Putita” por pintar mis labios y uñas.

Entenderlo no fue complicado,
me miraba “rica” y “accesible” cada que me crecían los senos y usaba shores en la calle.

Fui Puta al tomarme fotos en traje de baño y Puta al mostrarme desnuda.

Fui Puta al vestir. Fui Puta al desvertirme.

Puta por dejarme manosear por mi tío, ver su miembro serpertiando frente a mi nariz, a mis apenas seis años de edad. Porque me gustó, lo conté y recibí un “No se lo digás a nadie”.

img1475392608018

Puta por coger, chupar pitos, puta por cogerme y por dejarme chupar.

Porque tuve sexo en el baño de un bar y también por rechazar a otro que me lo pidió.

Puta por tener sexting. Por olvidar cuántos penes he visto, ya no se diga cuántos saboreado!

Puta por ser fiel, y Puta por ser infiel.

Por escribir sobre penes y vaginas y llamarles pene y vagina!

img1475392720915

Puta por desear a los hombres, por ser lesbiana, por ser bisexual, por gastarme el kamasutra y por gustar de muchas parafilias.

Antier fui “Puta”, otra vez, me lo dijo mi novio, mientras me tenía en “cuatro”. Un año anterior, también fui “Puta” porque no quise tener sexo con el que era mi novio.

Y sí, sigo siendo “Puta”
así como lo leen, con sus cuatro letras de “Doña”…
Por cobrar córdobas, dólares y amor a cambio de sexo… En la cama, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en mi casa…

“Puta” por desear, amar, hablar, pensar y coger como “hombre”. O porque simplemente dejé de ser “hombre” para usar tacones.

img1475392822815

Y qué!? Acaso no soy una “hija de puta” dice la gente!?

Y sí, sigo siendo “Puta” con sus cuatro letras de “Dama”.

Porque si eso es ser “Puta”, suerte! dejame tomarte la palabra para hacerla mía. Y decirte: Sí, Sí, Puta!

“Puta” hasta la muerte!

DÍA DE LAS RAMERAS

“Hoy me depilé las piernas y puse mi faja reductora, Feliz Día!!! Equisde de de.” 

(Mi saludo el 8 de marzo 2016)

No podía repetir las palabras del año anterior, ni del anterior, ni del anterior, este año debía ser más creativa ante la verborrea de la vida.

Y empecé la jornada como era de esperar, viendo en la televisión las visitas que presentadores le hacen a mujeres que se ganan el pan de cada día vendiendo tortillas en el barrio, comida en el mercado y a todas las marchantas que le acompañan, a cada una su florcita roja, muy bonita siempre. Tal vez la florcita la puedan colocar en sus floreros de vidrio sobre las mesitas de cristal cercanas a la ventana desde donde muy estratégicamente aprecian el paisaje de los árboles frondosos, los niños jugando y las palomas aleteando a su alrededor. Tal vez.

Y no es que tenga algo en contra de las flores y esas muestras de cariño de parte de unos graciosos presentadores, al contrario, parece ser lo mínimo que pueden hacer en un día que, seguramente, alguna la necesitará para colocarla sobre un ataúd.

Los desayunos y almuerzos gratis eran otra delicia!!! En un día especial debe mostrarse el aprecio a esos seres esforzados que probablemente no se la pasan de restaurante en restaurante, dada la frágil economía y esos salarios inferiores en comparación a sus “semejantes” de superior capacidad meramente viril.

Pero, vamos a los regalos, que esa es la parte que más nos encanta!. Esos cambios de look en salones de belleza o certificado para adquirir ropa “cara” se deben aprovechar! Cualquier concurso sería apropiado para ello: Si me ponen a bailar reguetón, sin duda me lo llevo!.

Aunque en esta temporada, las mujeres deberíamos pedir más certificados para asistir un año gratis a gimnasios y poder usar esos trajes de baño que modelan jóvenes tan sexys en las fotos que nos restriegan por los ojos, donde sea. No sé por qué tengo la impresión que el bikini rojo de tirantes que la chica, muy dulcemente, aparenta quitárselo, es el preferido por la mayoría.

Por supuesto, regalar un libro o becas de estudio- como propuso una compañera de labores- sería ridículo! Ni que fuese el Día del Estudiante!!! Nooo.

Lo más hermoso fue recibir esas muestras de consideración, aprecio y respeto de parte de las amistades, principalmente hombres. Los términos “delicada flor, amor, cariño, ser especial” y todas esas ternuritas adornadas de corazones y toda la paleta color rosa, no dejan de ser geniales!.

Pero, lo que más me llamó la atención fue una frase en la red social:

¡Feliz Día de las Rameras! Se leía en algunos estados, anímicos y animados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Será porque algunas mujeres no se tapan la boca para dar su opinión, o porque gustan vestir de short, o porque se separan del hombre que ya no quieren- tal vez les gustó una mujer- o porque simplemente esa mañana, tarde, noche o madrugada follarán? Oh no, perdón, las mujeres no follan!!! Las mujeres hacen el Amor, después de llegar vírgenes al matrimonio.

Ya sé porqué dicen que es el Día de las Rameras! Es por el ramo de flores que les dan cada 8 de marzo, eso es! Seguro que sí!.

Bueno, para toda la humanidad del siglo XXI, mis sinceras y cordiales felicitaciones. Tengan todos y todas:

FELIZ DÍA DE LAS RAMERAS!!!

¿EN QUÉ EDAD TE QUEDASTE?

“¿Caer en lo mismo? Por favor! Ya paso los 30 años de edad y no puedo seguir con esas historias de relaciones pasajeras y dramáticas. Ya soy lo suficientemente “grandecita” y debo dejar atrás las salidas nocturnas que terminan en cualquier lugar, de travesuras y adrenalina. Por supuesto, algunos amigos tienen razón al catalogar de “infantiles” mis relaciones amorosas, si he salido con chicos hasta nueve años menor que yo! Era tiempo de conseguirme un chico de mi edad”- Me dije, alegre y decidida.

Todo inició a mis 25 años, noche tras noche era mensaje tras mensaje; yo me reía mucho de sus palabras, él apenas cruzaba los 17 años de edad y me bajaba todo/ el universo entero jurándome la noche más inolvidable que yo tendría en mi vida. Era un niño para mi gusto! La obsesión le duró hasta los 20 años. Increíble!.

“Empeoré”. A medida que pasaban los años, la diferencia de edad con los nacidos antes de los 70 y después de los 90, se iba achicando.

Finalmente, conocí a un hombre dos años mayor que yo. No sólo era guapo, sino que gozaba de cierto status, seguro, caballeroso. Uuff, lo había encontrado!. Era momento de sostener una relación “madura”, con quien platicaría asuntos de suma seriedad y podría retratarme al estilo foto antigua de familia de alta alcurnia. Me visualizaba vestida de blanco y hasta cocinando (Válgame). La cuestión fue graciosa. El chico era un sueño y los ponis que veía en el cielo, también. El asunto no duró nada en desaparecer: Él no estaba preparado para una relación “seria”, mirá vos si me salió puto!.

Llegó el señor elegante y sexy, puro magnate (jaja), después despechados cuarentones recién divorciados, treintones primos de los Teletubbies; celosos, inseguros, controladores, hasta que finalmente, en una reunión de amigos, apareció.

 

 

¿Cómo no me iba a enamorar de él? Si disfrutaba conmigo la euforia de un solo de guitarra eléctrica, la emoción de una batería en su apogeo, el arte, los juegos, la creatividad, el sexo! Amoroso, respetuoso, seguro. Quien me tocaba la entrepierna bajo la mesa y me llamaba “Amor” sin sentirse empalagoso. Mi Novio finalmente.

Hasta que una noche, estando yo en la habitación con portátil en mano, vi la sesión de su red social abierta. No puede ser! Pequé. Mientras, él se encontraba platicando con un amigo, revisé su cuenta. Cada detalle era esencial. De pronto, la sangre me hirvió, le grité y solté en llanto en cuestión de segundos porque había descubierto que me tenía en “Conocidos” y no en “Amigos” en su Facebook.

Para nada el berrinche porque me prestó atención hasta que guardé silencio. Se acercó a mí y me dijo: “Cuando te conocí, no sabía que llegaríamos a ser novios. Te dejé en “Conocidos” y lo olvidé, aunque para mí eso no es importante. Si deseas revisa la cuenta, todos pueden ver nuestras fotos juntos. Son públicas. Pero ya hago el cambio”.

¡Qué vergüenza! Por una bobada había hecho una rabieta, con un tema que pude haberlo abordado como “los adultos”. Minutos después, me tomó de las manos, me besó y me preguntó:

-¿En qué edad te quedaste?

-Esperá!– le ví fijo a los ojos y pregunté- ¿Qué edad tenés?

– 25.

Ojalá la madurez llegase con la edad. Puta presión social!. Al carajo años de diferencia!.

PD: Los mayores también están buenos ;).

 

MÓRBIDA

El suspiro del sol me sacudió. Turbio te vi deslizar por el cuarto. En mi cuerpo, moretones; mis huesos agotados, pero mi carne fresca aún. La vista fue aclarando. Mi pierna derecha atada a uno de los barrotes de la cama.

Lo habías hecho.

Aquella noche, me acerqué a tu oreja y susurré mis perversiones. Tu piel se erizó.

Así te gustaba, sucio!.

Mordiste el dedo índice de mi mano derecha y me sobresalté. Te gustó y sonreíste. La demencia era nuestra. En minutos, mis fluidos se convirtieron en miel de tus deseos colmeneros.

Así nos gusta, sucio!.

Ya te lo he dicho, no? Volvés a decirme “Bomboncito” y mirá cómo no volvés a chupar jamás.

No soy convencional, probablemente. No soy delicada, probablemente.

A mí llamame: “Mi Maldita, Mi Diabla, Mi Puta” con la intensidad amarga de tus intenciones. Palabras así y soy tuya, lo sabés.

Burlesco y odioso, un amigo me dijo un día: “¡Qué baja autoestima! Cómo te gusta que te envíen mensajes con ese lenguaje!?” y de mi pecho brotaron flores y espinas que me envolvieron a dolor de la ignorancia ajena y a complacencia de mi autorreconocimiento.

Es que en esos casos no se trata de autolaceración o aceptación del maltrato, sino de nuestra intimidad y las formas imaginables e inimaginables en las que deseamos expresar nuestros apetitos sexuales, simplemente.

Eso me excita, lo sabés. Eso que acepto y despierta la libido. Eso es lo mío. Eso es lo nuestro.

Aquella noche, mis pezones fueron blanco directo de inesperados pellizcos; mis piernas, de pesadas manos que las sacudían sin consuelo, mis brazos, ¿tenía brazos?: Cualquier indicio de resistencia y tu monstruosidad acrecentaba.

Tu fogosa mirada incinerando la piel. Nuestro hambre revelado en los mordiscos de nuestros labios. Disfrutábamos la maldad de nuestra pasión.

El dolor subía de intensidad. El placer aumentaba.

¿Era dolor, era placer?. Tan delgada la línea que supone separarlos, tan cercana, tan imperceptible a veces. Tan!.

A la mañana, te ví, sonreí, sonreíste. Directo a desatarme. No hubo nada que decir. Era tu turno.

Y así me llamaste “Mi Mórbida” y yo, “Mi Perverso”

“Mi Amor”- “Mi Amor”.

LAS CHICAS TAMBIÉN COGEMOS!

No sé si hoy ando más perversa, o éste es mi estado “normal”; el caso es que me es imposible no inquietarme cuando leo, veo o escucho algo que relacione a las chicas con el sexo como si ambos no estuviesen tan intrínsecos desde la concepción, peor aún, cuando de manifestar la sexualidad se trata.

Muchas publicaciones ubican a la mujer como un ser indiferente al “sexo” (relaciones sexuales, coito), al punto que me desubican entre las mujeres “sexosas” y las “asexuadas”!!!. Pero, hablar sobre género, costumbres, roles y demás cosas que la sociedad inventa, no es el punto. Así que sólo dejaré un detallito en claro, nomás: A las mujeres nos gusta coger!.

Y aquí empezamos la lista de eso que algunos/as desconocen o callan, cuando nosotras simplemente somos:

  1. Vemos pornografía: Sí, así es!. Y del estilo que más nos excite: heterosexual, lésbico/homosexual, interracial, mature y todo lo que conlleve, llámese sadomasoquismo, fetichismo, vouyerismo… Las categorías ya las conocen.
  1. Nos masturbamos : Con juguetes, con los dedos, con lo que nos parezca bueno para hacernos “llegar”.
  1. Nos gusta excitar: Mandamos mensajes eróticos, practicamos el sexting o sexo escrito, acariciamos las partes íntimas de nuestra pareja y lanzamos miradas y sonrisas que invitan al acto.
  1. Nos divierten los juegos eróticos: Atar de manos, vendar los ojos, de lo que sea! Que nos unten y untar comida, los bailes eróticos…Todos ellos con sus nombres ya reconocidos. Esos y muchos, muchos más!.
  1. A veces sólo queremos sexo: No siempre significa que me casaré con vos!. (Sólo no seas egoísta, da un orgasmo y quédate callado: Un tip para quienes no saben comer).
  1. Disfrutamos de las palabras obscenas antes, durante y/o después del sexo: &$#% mmmmm %&%$# mmmmmm… Agreguemos palmaditas, mordiscos y apretones y la temperatura sube!.
  1. Nos gustan las posiciones habidas y por haber; y si de tomar la iniciativa se trata, mejor!.
  1. Nos gusta el pene! Sí, llevarlo a la boca y saborearlo también es delicioso!.

  1. Tragamos semen! Por supuesto! No sólo en el pecho, en las nalgas, en la espalda o en la mano, también en la boca es un placer tenerlo.
  1. El sexo anal también se practica! Acostada boca abajo, de lado, en “cuatro”, de pie…

Para algunos/as la lista pudo haber quedado corta, para otro/as no es de sorprender, y no dudo quien no se haya sonrosado. Total que cuando hablamos de sexo, la imaginación es dueña y señora; y las chicas también hablamos de Sexo.

Sólo digo que- por supuesto, obviando la preferencia de cada mujer- nosotras, entiéndase bien, Nosotras también Cogemos!. Y eso no nos hace ni Putas, ni Santas, a menos que juguemos esta noche a disfrazarnos…